Buscar

12 ESTILOS DECORATIVOS

Actualizado: 6 de jun de 2019

1. Estilo Clásico

2. Estilo Barroco

3. Estilo Nórdico

4. Estilo Minimalista

5. Estilo Zen

6. Estilo Rústico

7. Estilo Industrial

8. Estilo Kitsch

9. Estilo Étnico

10. Estilo Colonial

11. Estilo Vintage o retro

12. Estilo Ecléctico

Otros: Shabby chic, boho, feng shui, árabe, gótico, mexicano, pop….


¿Cuál es el tuyo?...aquí van unas pinceladas para que identifiques tu estilo.


1.Estilo Clásico

El clasicismo deriva de las antiguas Grecia y Roma y se fundamenta en sus formas y reglas matemáticas de la proporción.

Se caracteriza por la abundancia de elementos que genera ambientes sobrecargados. La simetría, junto con el equilibrio, la armonía y la proporción, combinados con motivos decorativos clásicos (grecas, frisos, volutas, cornisas de escayola…) rigen la decoración.

Los muebles antiguos en maderas nobles (en roble, caoba o cerezo), junto con los marcos labrados, cubertería de plata, porcelanas, objetos de plata, alfombras, arañas de cristal, lámparas de pie…conforman la ornamentación clásica.

Es un estilo que sobrevive al tiempo.



2.Estilo Barroco

Se trata de un estilo ornamentado, teatral e incluso exagerado. Tuvo su mayor esplendor en Francia en los siglos XVII y XVIII.

Una de las características principales es la ruptura de la línea recta, es el triunfo de la sinuosidad.

Los colores dorados o plateados tienen una clara presencia en el diseño y la madera es el material primordial en decoración.

La curva es un elemento indispensable en sillas y mesas. Y no faltarán los espejos circulares u ovalados, con marco y talla muy labrada, las pinturas a modo de coleccionista de arte, así como, las lámparas de araña, las cortinas y mantelería de encaje de bolillos.

El barroco tardío se conoció como Rococó.



3.Estilo Nórdico

Es originario de Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca. Estilo sencillo y funcional . En sus ambientes predominan siempre los colores claros, tanto en paredes y suelos como en muebles, para contrarrestar la falta de luz en esos países.

Inspirado en la naturaleza. Los dibujos de flores, hojas y animales son perfectos y suelen aportar la nota de color. Opta por telas como el algodón, el lino o la lana y los motivos geométricos son muy característicos.

Con los muebles se busca la sencillez: lineas rectas con suaves curvas, realizados en madera naturales, como las de abedul o haya (colores claros).

El papel pintado y un toque vegetal otorgan viveza, alegría y esa calidez necesaria.

No debemos sobrecargar los espacios con muebles, para conseguir ese espacio práctico y funcional.



4.Minimalismo

Surge a finales de los 60´s. Se caracteriza por la extrema simplicidad de sus formas y la ausencia total de elementos ornamentales. Se rige por la máxima : “ Less is more” (“menos es más”) que dictó el arquitecto alemán Ludwing Mies Van Der Rohe.

Los ambientes amplios y despojados, monocromáticos, de líneas puras y formas geométricas básicas, buscan el equilibrio y la armonía desde la mínima expresión.

Las telas invitan a la relajación y optan por la austeridad de los lisos. Las cortinas cuando existen son blancas, aunque se puede prescindir tranquilamente de ellas.

En este estilo predomina el blanco y el crudo, también se incorporan los tostados o el negro para acentuar detalles.

En muchas ocasiones se presenta combinado con materiales de gran calidad: la exquisitez del mármol ,del ónice, del travertino o con el acero cromado, bronce o maderas nobles.



5.Estilo Zen

Busca la armonía y el equilibrio a través de la simplicidad: pocos objetos, materiales naturales y presencia de aromas. Sus raíces se encuentran en las enseñanzas de Buda en el s. VI a.C. El Zen alcanza su máxima expresión en Japón en el s.XIII.

Occidente adapta la filosofía Zen en el diseño de interiores y jardines en las últimas décadas del s.XX. .

El mobiliario debe seguir la máxima simplicidad en sus líneas. Predominan los muebles bajos, de líneas rectas, en su mayoría conservan el color natural de la madera.

El Zen utiliza colores claros y tonalidades neutras: ocres, grises y beiges.

La iluminación es clave, debe ser sutil, indirecta, logrando un ambiente suave y sensual, propio de la meditación y del descanso.



6.Estilo Rústico

Evoca la naturaleza, de ahí que se escoja para decorar casas de campo o playa. Se caracteriza por el uso de materiales naturales como maderas, cerámicas, hierro, paja o mimbre,

Se considera un estilo sencillo que evita los ambientes sobrecargados. Da importancia a las artesanías: macetas de barro, jarrones de cerámica, baúles de madera, arreglos florales…

Los colores de ambiente van desde el beige a otros terrosos, bañados por la máxima luz natural.

En las paredes se aplica muchas veces el “esponjado”, para añadir rusticidad al ambiente.



7.Estilo Industrial

Surge en los años 70 en Nueva York, de la adaptación de locales industriales a vivienda. Se caracteriza por sus espacios diáfanos, sin tabiques, , con mucha luz y aspecto fabril. Es un estilo moderno, vanguardista y de alto nivel.

Utiliza los metales, el ladrillo, el plástico y la goma en formas geométricas puras y ángulos muy marcados. Conserva los elementos estructurales originales: columnas, vigas, paredes….

La decoración del loft es frío en apariencia, por ello predominan los colores blancos, grises, beige, hueso…



8.Estilo Kitsch

Fruto del consumismo, el kitsch busca la ostentación, el derroche de colores y formas, en contra de lo funcional.

Es frecuente encontrar como elementos decorativos cientos de recordatorios de eventos familiares: bodas, bautizos..

Se utilizan materiales que imitan otros más costosos: plásticos que imitan mármol… y las texturas son muy variadas: el alambre, las pieles sintéticas, el cristal, el plástico y el papel.

Predominan los colores vivos y contradictorios como el rosa chicle, azul cielo, verde manzana y rojo.



9.Estilo Étnico

Su éxito radica en la mezcla de estilos e influencias, resultando ambientes exóticos de inspiración viajera y bohemia. Consigue dar un toque muy personal a sus ambientes.

Se buscarán las luces cálidas que iluminen con dulzura el ambiente y crear un espacio único que transmita multiculturalidad y frescura.

Los materiales deben ser lo más naturales posibles: la calidez de la madera, el mimbre, la naturalidad del barro o de la piedra, la frescura del bambú...se presentan sin sobrecargar las estancias.

La tonalidad que reinará en estos ambientes son los tonos naturales. Los tonos pastel naranja o rojo podemos combinarlos con los tonos más suaves de los marrones, los verdes o los azules. El blanco es otro color que no puede faltar.



10.Estilo Colonial

Como su nombre indica es un estilo propio de las colonias. Una mezcla entre Oriente y Occidente, de acabados exóticos, estética armónica y relajante. Su evocación estival recuerda lugares lejanos.

Se caracteriza por: la simpleza de líneas, presencia de vigas de madera, vegetación abundante y la utilización de maderas tropicales (teka, iroco, bambú), ideales al exterior. El mobiliario poco recargado, a base de piezas grandes, con materiales naturales: cañas de bambú, mimbre, cuerda, rattan, rafia, se combina con una ornamentación de estética étnica: máscaras, tallas de madera, marfil, etc. Ineludibles los doseles y mosquiteras en las camas.

Los textiles son claros, ligeros, frescos y naturales (lino, algodón) , no faltan los estampados florales ni las alfombras de pieles animales

Los colores suelen ser cálidos claros (beige, blancos, amarillentos), poco contrastados.



11.Estilo Vintage o Retro

Empieza por reunir objetos y complementos heredados, de segunda mano o recolectados en un compra-venta. Aquí la clave es mezclar objetos antiguos y modernos con aires elegantes y diseños románticos.

Elige pintar tus muebles de madera con acabados envejecidos o decapados. También se pueden utilizar mobiliarios de metal.

Inclínate por tejidos ligeros de tonalidades claras y frescas. Sin olvidar los estampados florales , ideales en almohadones, paredes y alfombras!

No pueden faltar los accesorios más vintage: maletas antiguas, teléfonos de los años ’50, marcos de cuadros retros, lámparas de metal antiguos, cestos de mimbre, baúles desgastados, elementos de porcelana, relojes antiguos, espejos con marcos grandes, floreros de cristal, mesas o sillas de metal antiguas, etc. y mézclalos con accesorios modernos.

Para conseguir esas atmósferas frescas el color más utilizado es el blanco, además de los pasteles y cremas.



12.Estilo Ecléctico

Es uno de los más difíciles de lograr. Combinar estilos diferentes en un mismo espacio sin que resulte caótico, puede llegar a ser más complicado de lo que parece.

‘Tips’ para conseguir un estilo ecléctico armonioso:

-Es recomendable no mezclar más de dos o tres estilos en un mismo espacio. Cuantos más incluyamos, más difícil será huir del caos.

-Procura que los elementos principales del espacio sean de colores neutros. La cama, el sofá o la mesa, para que sea más fácil jugar con los elementos decorativos.

-Elige elementos decorativos con historia: una escultura tribal, un adorno antiguo…aportan mucha personalidad y rompen en un fondo minimalista.

-Mantén las paredes blancas, es una forma de conseguir armonía y unión entre todos los elementos que incluyas después.



Anímate a mezclar elementos vintage y rústicos con otros más minimalistas o de estilo nórdico. ¡Las posibilidades son infinitas y le darás a tu casa un toque de lo más personal!

65 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo